Represión y prohibición un mal recurso para una buena educación

Cuando los padres educan a sus hijos buscan la manera de establecer límites y normas de conducta para que los niños aprendan a comportarse.
Hay situaciones en las que es objetivamente necesaria la intervención de los adultos y prohibir conductas en los niños porque existe un peligro real. Nos referimos, por ejemplo, a prohibirles a los niños cruzar la calle sin darnos la mano, tocar lugares con corrientes eléctricas etc.
En este caso, su integridad física es lo que debe primar. No podemos olvidar que los niños están explorando un mundo desconocido para ellos del que no conocen los peligros.

Pero, muchas veces los adultos impiden esos comportamientos empujados por sus propios miedos. Y es que, casi sin darnos cuenta, los miedos de los padres se ‘contagian’ de una forma muy rápida y profunda a nuestros hijos.

Represión y prohibición un mal recurso para una buena educación

La mayoría de las veces los padres para imponer (orden) (limites) y reglas usan como recurso algo muy utilizado, pero poco eficaz la represión y la prohibición lo cual es entendible porque es un recurso muy utilizado y nadie les enseño a actuar con otras herramientas en esas situaciones.
Lo que sucede es que estos recursos en la realidad no generan el efecto que nosotros creemos al aplicarlo sino el contrario mas cuando de niños pequeños se trata, debemos recurrir a otra clase de herramientas para lograr establecer orden y reglas bien fundamentadas en la crianza de nuestros niños que funcionaran de manera mucho mas eficaz y nos ahorrará unos 100 o mas disgustos de esos que se suele tener cuando los niños desobedecen e ignoran por completo las directivas que les dimos.

La prohibición

Es mas que conocido en el ámbito de psicología que cuando se pretende prohibir algo ante las personas el solo hecho de prohibir una acción genera en niños y adultos mas aún en niños pequeños un deseo mucho mayor de hacer exactamente eso que se les prohibió ejemplo:
No saltes arriba de la cama…
Dos segundos después esta el niño saltando feliz sobre la cama.
No te ensucies …
2 segundos después el niño está cubierto de comida.

La represión

La represión es una acción de moderación o freno de los impulsos o sentimientos considerados inconvenientes que se impone a sí misma una persona. Los padres generalmente nos encontramos reiteradas veces durante la crianza reprimiendo a nuestros niños de hacer o decir cosas que consideramos inoportunas, inadecuadas incluso imprudentes, pero en muchos casos incluso por lo que se enseño socialmente los padres reprimen cosas que no se deben reprimir a veces incluso hasta por situaciones hipotéticas que merodean en la cabeza de los padres sobre los posibles peligros que podrían correr sus hijos.

Cosas que generalmente reprimen y prohíben los padres a los hijos incluso de manera inconsciente

  • Correr, saltar, gritar. Es la manera que tienen los niños pequeños de expresar sus emociones y de relajarse. En ocasiones los padres reprimen o prohíben esto que es natural por creerlos ruidosos o escandalosos. Es necesario que se eduque, pero no prohibirlo. Los padres deben tomar conciencia de esto, ser pacientes y poner normas y límites en los que el niño pueda moverse y expresarse libremente. De hecho, cuando notemos que nuestro hijo deja de correr o saltar, debemos estar alerta, pues podría estar ocurriéndole algo malo.
  • Trepar. Los niños tienen mucha energía y desprenden muchas ganas de conocer todo lo que les rodea. Cuando un niño se sube a lo alto de un árbol , los padres no deben prohibirlo, es mejor que dediquen sus esfuerzos a enseñarle a subir y bajar bien y que aprenda hacerlo sin hacerse daño además un par de raspones por jugar no dañaran en lo absoluto al niño son absolutamente comunes, frecuentes e inevitables el miedo inculcado para no hacerlo si lo dañara en su autoestima y auto confianza.
  • Dibujar. Con la excusa de que lo va a ensuciar todo no se le deja ni pintar, ni dibujar al niño, y en consecuencia se le corta la creatividad. Con ello, deja de desarrollar su imaginación y se le limita la expresión de sus emociones de manera correcta lo que lleva a ataques de ira y mala conducta por reprimir sentimientos y emociones no expresados que tiene por dentro.
  • Comer solos. A causa del poco tiempo que tienen los adultos en la sociedad de hoy en día es más fácil y limpio dar de comer a los niños. Al hacerlo, le quitan al niño la oportunidad de aprender e ir tomando confianza en sus capacidades. El niño necesita sentirse útil.
  • Dar su opinión. El niño tiene sus propios pensamientos y deseos. Necesitan tener un espacio donde expresarlo, de igual a igual. Por eso, es importante que no se reprima lo que tiene que decir con expresiones como: ‘yo sé lo que necesitas ahora, tú eres muy pequeño para entenderlo’, esta conversación es solo de adultos; o peor aún censurarlo por completo por creer que lo que piensa el niño es inoportuno, o socialmente no tan aceptado. Debemos dales ese espacio de escucha y expresión No solo se sentirá escuchado, sino que estaremos sentando las bases de cómo los pequeños se van a relacionar con otras personas de su entorno.

Como educar correctamente sin reprimir o prohibir

Para educar de manera correcta a nuestros niños sin reprimir ni prohibir primero que nada como padres debemos usar otra clase de herramientas realmente eficaces dejando de lado lo que sea más fácil o rápido, gritar y dar ordenes de manera autoritaria incluso mostrar violencia o el recurso del miedo es fácil, es rápido y todo el mundo lo hace, pero ciertamente es poco eficaz y genera un sin numero de situaciones negativas que nadie quiere en su familia.

Estrategias para educar sin reprimir ni prohibir

  • Hablar con claridad: En lugar de dar ordenes a nuestros niños a gritos imponiendo lo que no queremos que hagan como algo que podría ponerlos en peligro lo mejor es arrodillarse a la altura del niño mirándolo a los ojos y decirle con tono normal pero firme porque no queremos que haga lo que no queremos con claridad tal que el niño entienda los motivos y por si mismo las razone, nada de imponer a lo dictador.
  • Desviar su atención de lo que no queremos que hagan: En lugar de decirles cosas como ¡No saltes arriba de la cama! ¡No te ensucies! En lugar de poner énfasis en lo que no queremos que hagan para evitar crearles el deseo de hacer exactamente lo que no queremos lo mas inteligente es que si vemos que el niño quiere hacer algo que no queremos tendremos que desviar su atención en hacer alguna actividad que le guste mucho hacer y que aleje de su mente la idea que tenia de hacer lo que no queremos que hagan proponerles, juegos, llevarlo a jugar lejos de la zona que consideramos peligrosa etc.
  • Está prohibido prohibir porque sí. Responderle a nuestro hijo “porque lo digo yo” o “hace esto y Callate” no funciona. Obviamente, hay situaciones en las que es necesario que intervenga un adulto (llámese madre, padre o profesor), porque existe un peligro real. Pero muchas veces los padres prohibimos cosas porque nosotros mismos les tenemos miedo. Si les prohibimos cosas constantemente, nuestros hijos crecerán con la idea de que hay cosas peligrosas que deben evitar y aprenderán a ser inseguros, asustadizos y dependientes. Por tanto, cuando los adultos tomemos la decisión de prohibir conductas, debemos hacerlo con moderación e inteligencia para evitar consecuencias negativas en nuestros pequeños. Y, sobre todo, explicarles muy bien por qué les estamos aconsejando que no hagan (o que sí hagan) ciertas cosas también debemos darles la oportunidad a los niños de razonar porque si o porque no, no sirve imponer sin dar explicaciones y pretender que obedezcan sin cuestionar.

Educar niños obedientes no trae al mundo niños felices, crea futuros dependientes que en el futuro acatarán órdenes sin cuestionarlas por más injustas o perjudiciales que sean en un ámbito social o laboral.
Educa personas que entiendan desde bien temprano el respeto, la reciprocidad, la reflexión y la coherencia lo que en el futuro los convertirá en adultos capaces de tomar decisiones beneficiosas para sí mismos sin dañar ni permitir que el entorno los dañe.

Ingresa a mi pagina principal:

Conoce autogestivos:

82 / 100

¿Te gustó este artículo?

Últimos Artículos

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba