Múltiples beneficios de la miel para tu salud

La miel es uno de los productos naturales más utilizados por las personas, sobre todo cuando de remedios caseros se trata, ya que sus increíbles propiedades le traen grandes beneficios al cuerpo que le sirven de mucho. Este es uno de los productos más valorados al estar presente en la vida del humano desde la antigüedad.

La miel es el resultado de un proceso realizado por las abejas que utilizan como materia prima el néctar que obtienen de las flores, de secreciones de partes vivas de plantas o de excreciones de insectos chupadores de plantas (áfidos) que lo mezclan con otros elementos menores y procesan.

Durante la recolección del polen y el néctar de las flores, las abejas contribuyen a la polinización de los cultivos comerciales, mejorando los rindes productivos y de las flores silvestres: de esta manera favorecen la biodiversidad ambiental; este ciclo virtuoso convierte a la apicultura en la actividad sustentable por excelencia. También es importante recordar a otros productos de la colmena como el polen, los propóleos, la jalea real, la cera y las apitoxinas, que se utilizan como complementos nutricionales en la industria cosmética y en medicina alternativa.

Si es de buena calidad, la miel puede mejorar nuestra alimentación, pero también nuestra salud, es por esto por lo que recientemente se incrementó su uso como complemento en tratamientos médicos.

Su color, olor, sabor, aroma y consistencia están asociados con su origen geográfico y botánico. Es decir, de las distintas fuentes de flores y plantas visitadas por las abejas, se obtendrá el néctar.

El color es una característica de importancia comercial, puede variar prácticamente desde una casi incolora hasta distintos matices de amarillo y ámbar.

Los beneficios y propiedades de la miel natural de las abejas se han venido probando desde que el hombre descubrió este elixir. De este modo, la hemos usado a lo largo de la historia humana como alimento y medicamento.

La miel natural y sus Múltiples beneficios

En primer lugar, la miel es aquella que no ha sido calentada por encima de 43º ni sometida a ningún proceso, a diferencia de la miel industrial, la cual se pasteuriza.

Por lo tanto, la pasteurización evita que cristalice, por consiguiente, también reduce drásticamente la calidad, ya que en el proceso se destruyen la mayoría de las enzimas, antioxidantes y otras propiedades beneficiosas como su acción antibiótica.

Otra garantía de calidad de la miel natural «cercana» es su pureza y el origen. El pequeño apicultor trabaja en un área de floraciones que guardan un equilibrio de composición en los néctares de las plantas. La miel industrial ha sido manipulada por las grandes empresas envasadoras mezclando mieles de orígenes ocultos.

La miel regula el azúcar en la sangre

Parece contrario a la intuición que la miel regule el azúcar en la sangre. Pero el secreto de su capacidad para hacerlo está en la balanza de fructosa y glucosa.

Así mismo si se consume la miel, la porción de fructosa permite que la glucosa sea captada por el hígado para formar glucógeno, que pasa a estar disponible para el cerebro, el corazón, los riñones y las células rojas de la sangre.

Esto mejora el funcionamiento de los órganos y tejidos esenciales, eliminando la glucosa de la circulación y por tanto reduciendo el azúcar en la sangre.

El consumo de miel natural reduce el estrés metabólico

Todo estrés, sea emocional, psicológico o fisiológico se traduce en el cuerpo como estrés metabólico. Una función de la glándula suprarrenal es producir adrenalina y cortisol, que estimula la descomposición de la proteína muscular en aminoácidos para hacer nuevos azúcares. Esto ocurre cuando el cerebro piensa que está en peligro de quedarse sin combustible, por ejemplo, cuando se realiza ejercicio físico o durante el sueño nocturno el consumo de miel ayuda a regular estos efectos y aliviarlo trayendo calma a nuestro metabolismo.

 La miel produce glucógeno en el hígado, lo que se traduce como la reserva de energía que necesita el cerebro para su normal funcionamiento, así que tendremos reservas de glucógeno si consumimos miel en el desayuno, antes de dormir, antes y después de hacer ejercicio, y de esta manera las reservas de glucógeno del hígado evitarán la liberación de hormonas del estrés.

La miel ayuda a tu hígado a estar sano

La miel natural produce glucógeno en el hígado, que es la reserva de la energía que necesita el cerebro para su normal funcionamiento. Tendremos reservas suficientes de glucógeno si consumimos miel natural en el desayuno, antes de acostarnos y a intervalos regulares durante todo el día (especialmente antes y después de hacer ejercicio), estas reservas de glucógeno del hígado evitarán la liberación de hormonas del estrés.

La miel natural promueve la recuperación del sueño

Si consumimos miel antes de acostarnos, almacenamos glucógeno en el hígado, que lo irá suministrando a la sangre cuando lo necesite el cerebro, evitando que éste desencadene la crisis cuando detecta niveles bajos de glucógeno.

La miel estimula la relajación nocturna y el sueño, ya que el azúcar natural que contiene produce una ligera secreción de insulina, lo que permite al triptófano entrar en el cerebro con más facilidad y así permitir la secreción de melatonina, la hormona vital para la regulación diaria del sueño.

¿Quieres tener un sueño reparador? Toma un vaso de leche caliente con una cucharada de miel antes de acostarte.

La melatonina además regula los ritmos cardíacos, ayuda a mejorar la inmunidad y facilita la reconstrucción de los tejidos durante la noche.

La miel como tratamiento para el estreñimiento

La miel tiene un elevado contenido en fructooligosacáridos (FOS), que, aunque tienen una función principalmente energética, al llegar al colon se comportan de una forma similar a la fibra vegetal: captan el agua aumentando el volumen de las heces y originan gases que incrementan el peristaltismo o movilidad intestinal. Por lo que ejercen un efecto laxante suave.

Además, son el alimento preferido de las bacterias beneficiosas que habitan en el colon (nuestra flora intestinal) responsable de la fermentación y putrefacción de de los residuos alimenticios.

La miel natural mejora la función cerebral

Tener un cerebro que funcione correctamente y que esté sano es uno de los objetivos de un ser humano.

Hay que suministrarle la energía que necesita para que sus células realicen sus funciones correctamente.

La función del calcio en el cerebro es importantísima, ya que las neuronas utilizan el calcio para originar la señal eléctrica, que se conduce de una neurona a otra para comunicar los mensajes.

Si no hay suficiente calcio, el cerebro no funcionará correctamente. Hay información científica que ha demostrado que la miel natural ayuda a absorber y fijar el calcio en el cuerpo, favoreciendo una correcta función cerebral.

Además de para el cerebro, al ser un excelente recalcificante, también ayuda a prevenir la osteoporosis y los problemas óseos.

La miel beneficiosa para el acné y otros problemas cutáneos

La mayoría de la gente sufre de acné al menos una vez en la vida. Las causas más importantes son el desequilibrio hormonal y la colonización bacteriana de la piel.

a miel es una de las mejores opciones para el tratamiento del acné causado por bacterias.

¿Cómo la miel trata el acné?

Como agente antimicrobiano, la miel actúa por medio de diversos mecanismos:

Priva a los microbios de la humedad que necesitan para sobrevivir.

Actúa como un agente quelante, alterando los procesos celulares de las bacterianas que requieren hierro.

Las abejas además añaden una enzima llamada glucosa-oxidasa. Al aplicar la miel sobre la herida, esta enzima produce la liberación local de peróxido de hidrógeno. Este peróxido se comporta de manera similar al popular medicamento contra el acné, el peróxido de benzoilo: rompe las paredes celulares de las bacterias.

Reduce el pH de la superficie de la piel sobre la que se aplica. La miel tiene un pH entre 3,2 y 4,5. Esta acidez es suficiente para matar la mayoría de los microbios

La miel Minimiza las alergias

El consumir miel natural de la zona ante la aparición de alergias, puede ayudar a que la alergia desaparezca.

Es estimulante para el sistema inmunológico

La miel tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas que la hacen ideal para estimular el sistema inmunológico, no sólo cuando se es ingerida, sino también cuando se aplica tópicamente sobre la piel. Estas propiedades ayudan a que las heridas y cortes estén limpios y a mantenerlos libres de infección, por lo que es un buen antiséptico natural incluso el ingerir diariamente miel de buena calidad podría incluso hacer que seamos más resistentes ante las posibles sustancias o alimentos que en general nos producen alergia, de igual manera esto no significa que debamos ingerir o estar cerca de sustancias o alimentos que nos hacen daño pero la miel podría ser tu gran aliado para aliviar alergias.

La miel alivia heridas, quemaduras y úlceras

La propiedad antibacteriana de la miel permite prevenir la infección de quemaduras o heridas menores. La densidad de la miel protege contra bacterias y suciedad que entran en una herida. Aplique la miel en el corte o herida y cúbrela con una venda.

Genial para Piel seca

La miel es un ingrediente excelente para usar en el baño gracias a sus propiedades curativas y suavizantes. Se puede aplicar directamente sobre la piel áspera, o disolver la miel en el agua y añadir la mezcla en el agua del baño.

Genial para Labios secos

Aplicar un poco de miel en los labios secos o agrietados, y se deja durante unos minutos para que se ablanden.

Genial para el ciclo menstrual

Otro de los beneficios de la miel que realmente agradecemos es que estimula la producción de ácido graso omega-6, el que regula los procesos hormonales en el cuerpo.

La miel es un producto natural empleado por sus efectos terapéuticos, además, tiene un poderoso efecto inhibidor de, aproximadamente, 60 especies de bacterias, hongos y virus; su capacidad antioxidante contrarresta enfermedades debido a su amplia gama de compuestos fenólicos, péptidos, ácidos orgánicos y enzimas. Es considerada un alimento realmente sano y seguro para niños, jóvenes y adultos.

La miel estimula la producción de ácido graso omega – 6, que regula los procesos hormonales en nuestro cuerpo.

La miel aumenta la memoria

El investigador Zahiruddin Othman de Universiti Sains Malaysia, explica que la miel hace mucho bien en las mujeres que se encuentran atravesando por la menopausia, ya que al consumir 20 gramos de miel al día durante 4 meses les ayudará a fortalecer la memoria de corto plazo y mejorar la concentración, debido a que aumenta los niveles de azúcar en la sangre.

La miel es agente antibacteriano

Si aún no te sientes convencida de porqué este alimento no debe faltar en tu casa debes saber que es un tópico efectivo para tratar diversas infecciones y heridas como úlceras en piernas por pie diabético, lesión o cirugía, incluso quemaduras.

El hecho de que posea actividad antibacteriana se debe principalmente al peróxido de hidrógeno generado por la acción de una enzima que las abejas producen al tomar el néctar de las flores.

Tiene efecto diurético

Aunque no lo creas, si tomas una taza de agua caliente con media cucharadita de miel y canela en polvo en ayunas en ayunas y antes de dormir te ayudará a bajar de peso, ya que la miel te ayudará a reducir el colesterol malo, mientras que la canela te quitará el hambre. Además, evitará que la grasa se acumule en el cuerpo a pesar de haber consumido alimentos altamente calóricos.

Ayuda a aliviar la artritis

La misma mezcla de miel, agua y una cucharada de canela en polvo creará una pasta que puedes aplicar con un masaje en la zona afectada por la artritis, la cual te ayudará a reducir de forma considerable el dolor, ya que la miel posee propiedades antiinflamatorias. Es recomendable realizar esta acción por la mañana y la noche.

Como se puede ver, la miel natural es uno de los alimentos más puros, naturales y con mayor cantidad de beneficios sobre nuestra salud.

Para obtener estos múltiples beneficios de la miel asegúrate de que sea miel de calidad la manera de saber si una miel es de buena calidad es:

  • 1 porque usualmente es densa
  • 2 por un distintivo color dorado o matices de amarillo
  •  3 probando su densidad tomando un poco de miel con una cuchara y dejarla caer si cae en un hilo continuo lentamente y con apariencia de gel es buena señal, en cambio si cae rápidamente por completo como un líquido demasiado ligero es de mala calidad.

sí una miel conseguida en ámbitos comerciales es demasiado líquida y tiene un color caramelo oscuro lo más probable es que eso ni siquiera sea miel y sea una combinación de jarabe de maíz, fructosa y azúcar que no son para nada buenos para la salud.

(raras veces una miel con tonalidades color caramelo oscuro es pura y portadora de beneficios y nutrientes esto solo es posible en áreas específicas donde se sabe que las flores y plantas visitadas por las abejas dan por resultado natural una miel con esa tonalidad)

(será únicamente portadora de beneficios y nutrientes para la salud si no fue sometida ningún proceso fuera de lo natural, que no fue pasteurizada, ni fue calentada a altas temperaturas por encima de 43°)

Consigue buena miel y natural para tu salud y bienestar.

Ingresa a mi pagina principal:

Conoce autogestivos:

Alivia alergias con con miel y DōTERRA®:

92 / 100

¿Te gustó este artículo?

Últimos Artículos

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba