Como padres estrictos convierten a sus hijos en mentirosos

Como padres estrictos convierten a sus hijos en mentirosos

Si preguntamos sobre cómo quieren quieren los padres que sean sus hijos de mayores, la gente en esa descripción menciona: honestos, amables, sinceros, respetuosos…

Y, sin embargo, en algunos casos el uso de un tipo de educación, tanto en casa como en los colegios, parece enfocada a conseguir precisamente lo contrario: niños mentirosos, competitivos, e irrespetuosos, o bien niños atemorizados, sumisos, obedientes en exceso e incapaces de tomar decisiones.
Durante muchos años se pensó que para que los niños fueran unas personas respetuosas había que enseñarles a respetar a los adultos, confundiendo respeto con miedo. Una disciplina exagerada, el uso de normas rígidas, amenazas y castigos lograban asustar a los niños de manera que evitaban hacer cualquier cosa y a eso lo llamaban respeto, cuando era temor.

Según investigaciones, el modelo educativo basado en la autoridad y la crianza estricta tiende a criar hijos que aprenden a mentir y engañar para salir indemnes en determinadas circunstancias. Cuando los padres crean una atmósfera de castigo, regaños y gritos, los hijos van aprendiendo a mentir para escapar de las medidas sancionadoras de sus padres.

Como padres estrictos convierten a sus hijos en mentirosos

Cuanto más estrictos sean los padres, más mentiroso puede ser el hijo

Ante el miedo de ser castigados los niños aprenden a deformar la realidad, a producir una verdad alternativa, en definitiva, a mentir

Consecuencias de ser un padre muy estricto

Una autoridad negativa, demasiado estricta, basada en los castigos y gritos además de que los niños mientan genera en los niños los siguientes efectos…

  • Niños agresivos: los niños aprenden por imitación, si reciben violencia verbal, física o falta de afecto, tenderán a comportarse de la misma manera.
  • Baja autoestima: este modelo educativo ataca directamente a la autoestima del niño que no se siente escuchado ni respetado.
  • Rebeldía: los estudios demuestran que el modelo de crianza estricto genera adolescentes que se rebelan más en contra de sus padres, ya que no han desarrollado argumentos para regular sus emociones o su conducta.

Autoritario o permisivo ¿qué tipo de padre debemos ser ahora?

Un padre flexible que se adapte a la situación. Los extremos siempre son malos. El exceso de autoritarismo es igual de malo que el exceso de permisividad. Si nos fijamos, los niños con conflictos de verdad vienen de familias excesivamente permisivas o excesivamente autoritarias, por tanto, lo ideal es estar en el equilibrio.

¿Debemos negociar con los hijos? ¿Cómo hacer para que la sociedad se olvide del castigo físico?
El castigo físico realmente no lleva a ningún lado. La violencia genera más violencia, y en esa dirección no vamos bien.
Para ser un padre firme no necesitas darle un golpe, si tú tienes claras las cosas e impones límites de manera firme respetuosa y pacifica no hace falta la violencia ni los gritos. Hace falta que como padre o madre te convenzas de que sabes que es lo mejor para el bienestar y seguridad de tu hijo y que haya una serie de cosas que no sean negociables que el niño tenga claras. Pero eso no quiere decir que entonces el niño sea el rey de la casa y haga lo que le dé la gana.

Una cosa es no violencia y otra cosa es que no haya límites y que el niño pueda hacer lo que quiera, y no se puede porque en la sociedad hay límites y hay normas que se deben respetar por el bien propio y por el bien de todas las personas.

¿Cuál es la clave para educar con límites de manera pacífica y correcta?

Hay que mantenerse firme sin enojarse sin perder el control, sin gritar, Si tú como padre o madre tienes claras las cosas, no hace falta todo eso, ponerse las pilas, y trasmitir mucha seguridad. No es fácil, pero es una cuestión de autoconvencerse, de tener esa fuerza mental. Si el niño hace una cosa que no está bien, si se pone en riesgo a si mismo o a otros tendrá una consecuencia: Cuando el niño hace esto, no te debes inmutar, debes darle seguridad sin entrar en su juego, tienes que pensar que el niño te está probando, mirando a ver cuál es tu punto débil y cada vez que él quiera algo lo usará.
Debemos ser inteligentes para cuando se presenten esas situaciones y créeme que se presentaran 1 o más veces cada día aprender actuar de la mejor manera, la mas coherente, la mas respetuosa y la mas eficaz para cada situación ejercitando el diálogo constructivo.
Sin violencia, sin castigos físicos, sin gritos, sin perder el control.

Otra manera mejor de educar es posible. La coherente, la que que para que una persona sea amable, sincera, cariñosa, respetuosa y humilde necesita de una educación ofrecida por una persona amable, sincera, cariñosa, respetuosa y humilde, crianza respetuosa, ante todo.

Ingresa a mi pagina principal:

Conoce autogestivos:

86 / 100

¿Te gustó este artículo?

Últimos Artículos

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba